Por una Facultad para los estudiantes

Si bien la Facultad tiene algunos lugares que los estudiantes usan para estudiar, hacer tiempo entre clases o cuando vienen del interior, la gran parte de esos espacios, por no decir todos, no tienen las condiciones para que podamos llamarlos espacios de estudio o para que podamos decir que fueron creados o organizados pensando en las necesidades de los estudiantes.

¿Cuáles son los lugares de estudio con los que contamos hoy?

En Facultad contamos con una sala de lectura en el Ed. central con capacidad para 60 personas, que abre únicamente de lunes a viernes (en contraposición, por ejemplo, con Facultad de Ingeniería que está abierta todos los días, todo el día), sin disponibilidad de computadoras y sin calefacción. Además existe una llamada “sala de lectura” en el subsuelo del edificio básico, que son 2 o 3 mesas ratonas con 4 sillas de madera cada una; lugar en el que no transitan estudiantes, sin WiFi, sin tomacorrientes, sin calefacción, en un lugar húmedo y sin ventilación ni luz natural. Asimismo, es de conocimiento de unos pocos que existe una sala de informática (sala con varias computadoras bastante viejas) pero que no está en funcionamiento hace años, no se difunde su existencia y no se habilita para estudiantes.

Frente a la ausencia de espacios donde estudiar la gente utiliza lugares como las mesas de la cantina (donde lógicamente hay mucho ruido, olor a fritura, tránsito de gente, etc), el hall de alpargatas y de los pisos de alpargatas, que tampoco están pensados ni acondicionados para ser lugares de estudio, ni siquiera tienen sillas, y la Biblioteca de Facultad de Química, que lógicamente no está preparada para recibir la cantidad de estudiantes que somos hoy en la FMed.

En contraposición vemos que en el edificio básico hay varios salones grandes y reacondicionados (4 o 5), con baños cerca que perfectamente podrían usarse para que fueran salas de estudio para los estudiantes pero que al parecer están a entera disposición del DEM (Dpto. de Educación Médica), quienes al día de hoy no les estarían dando uso para nada más que reuniones y clases esporádicas. ¿Por qué el DEM tiene todos esos salones asignados sin uso y los estudiantes no tenemos espacios acordes?  

Además, como mencionamos antes, existen hoy en día otros lugares en Facultad que se podrían acondicionar para darles el uso que necesitamos. Este es solo uno de los muchos ejemplos que deja en evidencia un hecho que venimos denunciando hace mucho tiempo que es que a la Facultad no le interesa brindarle a sus estudiantes recursos y condiciones dignas para poder estudiar.

Sobre el centro de fotocopiado

El Centro de Fotocopiado AEM “Sambayón” no es solamente un servicio de fotocopias y papelería, es la respuesta a una necesidad que tenemos los estudiantes de la FMed: acceder a materiales de estudio ya que la propia Facultad no garantiza el acceso a los mismos. Los libros originales son caros, difíciles de conseguir porque son de otros países, en otros idiomas, hay muy pocos ejemplares en biblioteca, no se tiene en cuenta que no todos los estudiantes leen en medios electrónicos, etc.

En Sambayón se arman compilados de estudio según la bibliografía recomendada de los cursos verificadas por las coordinaciones y a precios accesibles. Además es autogestionado por estudiantes a través de la AEM (que fueron elegidos como representantes por votación directa en elecciones estudiantiles), generando también becas de trabajo.

¿Por qué decimos que la facultad no se preocupa por el acceso a materiales? 

A pesar del esfuerzo por mantener el centro de fotocopiado y además de no contar con apoyo de la Institución para sostener el servicio -como otros servicios de fotocopiado tuvieron desde sus facultades, como por ejemplo ayuda económica-  al comenzar la restauración del edificio del Básico donde estaba el centro antes de la pandemia, la Facultad reasignó a todas las secretarias y dptos. a otros salones con las mismas condiciones con las que estaban antes, menos a la fotocopiadora. Por este motivo, recurrimos a declararnos en conflicto y ocupar el hall de alpargatas con la fotocopiadora y se tuvo que usar el salón gremial de la AEM como depósito donde se guardan materiales y cosas de valor, y para tomar corriente a través de un alargue para hacer funcionar las máquinas, computadora y demás dispositivos eléctricos. 

Durante los años de pandemia Sambayón sufrió pérdidas y dificultad como muchos centros autogestionados, sin embargo, gracias a sus becarios y la militancia y colaboración de los compañeros del FPE se pudo salir adelante funcionando a través de un sistema de encargue y envíos; asegurando así el acceso a materiales de estudio.

¿Cuáles son las condiciones del centro hoy?

Desde hace más de 2 años las trabajadoras del centro están llevando sus jornadas entre paredes de TNT, con mucho menos espacio que antes; en un lugar abierto sin ningún tipo de calefacción; con menos máquinas fotocopiadoras ya que además del poco lo espacio, la instalación eléctrica no es la adecuada y no puede abastecer 4 máquinas; teniendo que sacar y entrar cada día las cosas de valor (computadora, mercadería, etc); sin WiFi en la computadora de torre, lo cual genera demoras en la atención a los estudiantes (hay que descargar desde una laptop, pasar a un pendrive, y de ahí a la PC, para luego imprimir); sin espacios acordes para guardar los compilados, lo que hizo que se perdieran muchos a causa de que están guardados en malas condiciones; etc.

El sistema eléctrico y los picos de tensión eléctrica de Alpargatas hicieron que una de las 2 máquinas que llevamos al hall de alpargatas se rompiera el año pasado y que la única que quedó funcionando se rompa asiduamente impidiendo que los estudiantes accedan a los materiales en muchas ocasiones. La situación al día de hoy, es que esa única máquina dejó de funcionar por completo y por parte del servicio técnico que se encarga del mantenimiento de la misma se está tratando de solucionar pero es una situación complicada dado que por lo mencionado anteriormente se comprometieron piezas fundamentales para su funcionamiento. 

La ocupación de alpargatas por el centro de fotocopiado lleva más de dos años. Luego de mucha negociación, insistencia y discusiones con decanato, asistentes académicos y arquitectos, logramos que se nos cediera un salón acorde para el funcionamiento ubicado en el edificio básico. 

Sambayón se mudaría a dicho salón en el segundo semestre del corriente año cuando el edificio estuviera habilitado y transitado por estudiantes.

¿Por qué ese salón?

Las necesidades para que el centro de fotocopiado funcione en condiciones son:

  • Salón de tamaño adecuado para las impresoras, depósito de materiales y trabajo.
  • Instalación eléctrica adecuada para las impresoras.
  • WiFi directo para la computadora de torre.
  • Ventilación adecuada, ya que la inhalación prolongada del tóner que expulsan las máquinas es tóxica.
  • Accesibilidad para los estudiantes, es decir, que esté en un lugar en el que transiten y conozcan.
  • Condiciones dignas para las trabajadoras, básicamente no estar en un campamento y contar con el acondicionamiento básico para un trabajo digno (baño, calefacción, espacio, etc)

El salón en cuestión cumple con todos estos requisitos, es amplio, ventilado, con la instalación eléctrica necesaria, con futura instalación de WiFi, accesible a los estudiantes, con un baño, etc. 

¿Qué pasó con ese salón que se acordó con Facultad para Sambayón?

Antes de poder realizar la mudanza del centro, una vez pronto el edificio, la Facultad le cambió la cerradura al salón sin previo aviso, a solicitud de la agrupación René Favaloro, que utiliza el nombre y el logo de la AEM para apropiarse de un espacio construido por y para los estudiantes, actuando en nombre de todos los estudiantes pero actuando en contra de las necesidades que tenemos, dejando al centro de fotocopiado sin un lugar donde establecerse y operar en condiciones dignas para quienes beneficia.

Quienes conforman esta agrupación están llevando adelante una campaña donde dicen que ese salón “es un espacio para todos”, sin embargo lo utilizan para escuchar música, juntarse y realizar actividades de su agrupación, cosas que podrían hacer en cualquier otro espacio sin perjudicar al centro de fotocopiado que hace accesible la carrera a estudiantes de Dr. en Medicina, de la EUTM y Parteras.

Llevamos dos años de ocupación, dos años de resistencia a una Facultad que le interesan los estudiantes en el discurso pero no en acciones concretas que los beneficien, dos años trabajando para mantener el centro abierto y funcionando a pesar de la pandemia y el aislamiento social para poder solventar la falencia que tiene facultad en no brindar materiales de estudio a todas las carreras. 

A la facultad no le importan los estudiantes

Está claro que para el Decano, los Asistentes académicos y los docentes que gobiernan la institución, los estudiantes no somos su prioridad como salen a decir en todas partes. Si este fuera el caso, el Centro de fotocopiado hace años debería estar en un salón funcionando correctamente para brindar un servicio adecuado a los estudiantes, quienes además deberían tener espacios y recursos en esta Facultad que tiene como fin máximo el formarlos para ser profesionales de calidad. 

Desde el FPE venimos reclamando hace años espacios para los estudiantes, y en este momento creemos que es muy importante discutir sobre el uso de los espacios con los que ya contamos, pero además organizarnos para lograr conquistar los espacios que necesitamos también. Es por esto que en base al estudio de las condiciones actuales, y las que vemos necesarias – aunque quizás insuficientes – y que se pueden realizar al día de hoy, queremos proponerle una plataforma para la distribución y reacondicionamiento de espacios de Facultad pero por fin pensados para los estudiantes. Los pasamos a detallar: 

  • Acondicionamiento de los halls de los pisos de Alpargatas con mesas, sillas, tomacorrientes y calefacción.
  • Aumentar la disponibilidad de computadoras de la sala de informática y exigir su apertura a todos los estudiantes en horario extendido para todos aquellos que no tengan acceso a estas herramientas de estudio tan necesarias.
  • Acceso a conexión a internet abierto a todos, en todos los edificios de la Facultad, en el entendido de que es una necesidad básica para acceder a las plataformas de estudio.
  • Que se abran los edificios de Facultad los fines de semana para que todos los estudiantes que quieran y necesiten puedan usarlos, ya sea porque no tienen en sus viviendas espacios tranquilos para estudiar, para reunirse con sus grupos de estudio, etc.
  • Que se habiliten los salones de los pisos de alpargatas (tanto los entrepisos como los de clases) para su uso para estudio, previa reserva mediante secretaría de facultad.
  • Acondicionamiento de los patios del Edificio central con mesas y sillas y su apertura a los estudiantes para que puedan utilizarlo para estudiar, socializar con sus compañeros, etc.
  • Que se dispongan salones en el Hospital de clínicas acondicionados para su uso como salas de estudio
  • Que se instale la sala de informática en el edificio Parque Batlle
  • Que se dispongan materiales de estudio en la biblioteca de Parque Batlle para las carrera de la EUTM y la EPar.
  • Que se dispongan algunos de los salones del Edificio básico que hoy son del DEM y que no tienen fines de uso claros y acondicionarlos para que sean salones de estudio abiertos a los estudiantes.

Sumado a esto, vemos necesario volver a exigirle a la Facultad y a quienes se atribuyeron el Salón del patio del Edificio básico como un “salón gremial” que se disponga el mismo para el Centro de Fotocopiado como habíamos acordado en las negociaciones con las autoridades, asistentes académicos y arquitectos ya que es el único salón que, como dijimos anteriormente, cumple con todas las características en cuanto a tamaño, conexión eléctrica y ventilación para albergar al servicio y brindarle a los estudiantes que trabajan allí condiciones laborales dignas. 

Por todo esto estamos invitando a todos los estudiantes de la Facultad de Medicina a sumarse a la discusión en la próxima asamblea, pero también a organizarse para reclamar ante la facultad nuestras necesidades. ¡Sumate!

No Comments

Add your comment