La Facultad de Medicina que queremos

La Facultad de Medicina fue fundada en 1875, cumpliendo el pasado diciembre 145 años. Al momento de su creación organizó sus estructuras académicas en base a cátedras, donde un catedrático (grado 5 o 4) la dirigía y los demás docentes eran subordinados directos de él.


Desde ese entonces, finales del siglo XIX, hasta hoy, ha cambiado mucho la realidad universitaria, aumentó la cantidad de estudiantes que ingresan a la fmed, se crearon nuevas carreras, nuevas tecnologías se incorporaron a la enseñanza, avanzó la ciencia y la técnica con las consiguientes investigaciones al respecto y el viejo sistema de cátedras no sólo fue quedando obsoleto como forma de organizar los recursos docentes, sino que además quedó demostrado con los años que favorece ciertos núcleos de poder en torno a su organización totalmente piramidal.


En paralelo a esto se da que muchas carreras por ejemplo de la EUTM tienen grandes carencias de docentes o cargos que son interinos hace muchos años y no solo nunca dieron un concurso titular sino que no hacen investigación o sostienen carreras sobre la base de docentes honorarios, mientras que en hay cátedras que no se involucran en la enseñanza en estas carreras.

La facultad que queremos


Creemos que modernizar la organización en base a cátedras y cambiarlas por otro tipo de estructuras donde se puedan organizar docentes de ramas afines de las ciencias médicas para abarcar la enseñanza de las carreras de su área, es algo que redundaría en enormes beneficios académicos para los estudiantes. Los docentes al estar en una estructura seria, que les implique concursar para dar clase, actualizar sus conocimientos para seguir siendo docentes y tener la posibilidad de ascender de grado, enriquecerán mucho los contenidos vertidos en los cursos.


Es por esto que desde el FPE nos hemos propuesto desde hace un tiempo empezar a trabajar con todos los estudiantes la idea de organizar la Facultad en Institutos que dependan del consejo, como hay en otras facultades. Estas estructuras tienen su propio cogobierno, por lo tanto las decisiones no dependen solo del grado 5, y además pueden abarcar a más de una disciplina en su interior.


¿Un primer año común soluciona el problema de cupos?


El consejo de la Facultad ha votado, en los últimos años, aumento de cupos para varias carreras de la EUTM sin considerar la falta de lugares de prácticas y muchas veces de docentes, trayendo esto como consecuencia una pauperización de la calidad académica y muchas veces atraso en los diversos cursos.


Ante nuestra denuncia de esta situación, la respuesta de las autoridades de la facultad fue impulsar la discusión de crear un “Ciclo Inicial Común” a las 20 carreras, es decir unificar los cursos de ESFUNO de las escuelas y el CBCC de medicina para tener un único ciclo y que el primer año de todas las carreras sea igual para de esta forma “tener más docentes a disposición y poder solucionar el tema de los cupos y poder tener apertura libre en la EUTM”.


Esta propuesta se justifica diciendo que así se optimizarán recursos docentes porque se pondrán todos los docentes de los tres primeros años de medicina, al servicio de todas las carreras. Hacer eso estaría bien, pero no sería suficiente porque en realidad para una apertura de cupos reales se necesitaría un aumento en los recursos docentes y materiales
de las carreras en sus años de práctica avanzados y no la creación de un ciclo único en los primeros años de las carreras.


Estamos fuertemente convencidos que si Facultad pretende invertir recursos no es en un ciclo inicial donde debería hacerlo, sino en esos años avanzados donde tenemos hoy en día los problemas reales y que sufrimos los estudiantes: falta de docentes, falta de lugares de práctica, falta de materiales, entre otras situaciones.


Nosotros nos preguntamos además, ¿qué justificativo académico tiene que carreras tan distintas como entre sí como Obstetra Partera, Medicina y Registros Médicos tengan el mismo ciclo inicial? ¿Por qué debe intentar homogeneizar carreras y situaciones con contextos totalmente diferentes, dejando incambiados sus problemas más graves y
trascendentes, y sus limitantes más importantes?


Para caminar hacia una apertura libre de cupos, ¿no harán falta más salones, más lugares de práctica clínica, más horas docentes que garanticen clases en varios turnos, más acceso a materiales, laboratorios, etc? Nos parece que es momento de tener un cambio real de la organización de Facultad para lograr solucionar muchas de las situaciones que se dan de diferencia en calidad académica dentro de las carreras de Facultad y de las diferencias en el desarrollo de estudiantes y docentes dentro de las mismas. Pensamos que para encaminarnos en ese proceso de modernización la Facultad debe ponerse a discutir como proceso fundamental la creación de Institutos que sustituyan a las cátedras.


Creemos que de esta forma lograremos modernizar las estructuras actuales, ya obsoletas y arcaicas, y lograr de esta forma un mejor aprovechamiento de recursos, pero por sobre todas las cosas mejorar la calidad de la formación que tenemos, y asegurarle al país los mejores profesionales que podamos formar.

No Comments

Add your comment