Defendamos nuestros derechos, #movete

Desde el FPE creemos que la educación es un derecho porque es fundamental para que un individuo adquiera los conocimientos necesarios para entender la sociedad y la realidad, potencialmente puede formar individuos críticos y constituye una oportunidad para ingresar al mercado laboral y encontrar trabajo con un ingreso digno, que asegure cubrir las necesidades básicas y desarrollarse como un individuo pleno, algo que no está asegurado para todas las personas.

En este mismo escenario, donde la educación permite adquirir determinados conocimientos y herramientas que facilitan el acceso al mercado laboral, la juventud que aspira formarse choca con su realidad: tener que salir a trabajar tempranamente, hacerse cargo del cuidado de niños y adultos mayores y no poder comprarse el material para estudiar. Por lo tanto, y porque el acceso y la permanencia depende de las condiciones económicas, geográficas y sociales del individuo, creemos que hoy en día el derecho a la educación no está garantizado.

¿Qué podemos hacer los estudiantes frente a esto? 

Desde el primer día como agrupación estudiantil que persigue defender este derecho, te invitamos a participar y a organizarte para cambiar todo lo que debe ser cambiado, dentro y fuera de la Universidad. Porque creemos que los estudiantes podemos juntarnos, encontrar las injusticias que nos tocan de cerca y las que no, explicarlas, encontrar juntos la solución a nuestras problemáticas, y organizarnos para cambiarlas. Defender este derecho significa desde pelear por presupuesto en las calles y dentro de Facultad hasta defender la calidad académica de nuestros cursos.

Como ejemplo de lo que podemos cambiar cuando nos enfrentamos a inconvenientes que pueden existir en nuestros cursos, podemos hablar del programa de curso de DREM-RD, que debió ser cambiado por la pandemia: los estudiantes nos acercamos a nuestros delegados, nos organizamos con las herramientas gremiales en asambleas para definir las soluciones que creíamos correctas, copamos el consejo para pelear juntos, y así se terminó definiendo lo que creíamos justo. Pero podemos recordar cambios más grandes, en asambleas repletas discutiendo sobre cómo solucionar los problemas presupuestales de nuestro Hospital Universitario, cómo combatir y frenar el proyecto de obras con PPP que pretendía privatizar el hospital de clínicas, y cómo luego de varias actividades, talleres y marchas, conseguimos que se encuentre presupuesto genuino para su financiación. Podemos recordar también cómo frenamos en 2016 el recorte planteado por el gobierno al presupuesto para la educación. 

Como agrupación también nos enfrentamos a otros mecanismos que utilizan algunos sectores o colectivos como única forma de movilización para enfrentar las problemáticas que tenemos los estudiantes. En ese sentido, vemos cómo se comparten historias, tuits, cómo se hacen masivos hashtags con estas problemáticas, muchas veces pretendiendo que eso, y solo eso, sea el acto movilizante, el acto que cambia las cosas.  Creemos que las redes sociales son una herramienta muy importante para la visibilización de nuestros problemas y para comunicarnos, pero que no puede ser la única manera en que los estudiantes reclamemos lo que nos parece justo, debemos salir a donde sea necesario, organizarnos y movilizarnos para combatir lo que creemos injusto.

Hacemos un llamado a todos los estudiantes, a encontrarse con las maneras de organizarse que cambien verdaderamente lo que crean que deba ser cambiado, a compartir y hacer cosas más allá de las redes sociales, a enfrentar las situaciones adversas en las que nos encontramos dentro y fuera de nuestra casa de estudios sin resignación, con lucha y organización para lograr esos cambios que queremos.

No Comments

Add your comment